Cine y TV

El Regreso

Escrito por

En ocasiones, por miedo a sentirnos decepcionados ante aquello que tanto nos complació un día, evitamos repetir ciertas experiencias y así nuestro recuerdo permanece intacto o ligeramente adulterado, lo recordamos tal y como nos gustaría que hubiera sido. No sólo nos negamos a hacerlo con libros o películas, también nos gusta conservar el recuerdo idílico que teníamos de ciertas personas, incluso de aquellas a las que nunca hemos conocido. Si después de largo tiempo deseando conocer a alguien la realidad de dicho ser nos decepciona, seguramente intentaremos negar que sea él.

El Regreso, película dirigida por Andrey Zvyaginstev, nos muestra las consecuencias de resucitar, de hacer regresar a personas sólo vivas en nuestra memoria. Después de doce años la figura del padre ansiado irrumpirá de nuevo en la vida de sus dos hijos para acompañarlos a lo largo de esta epopeya de hazañas “míticas”, que acabará cambiando sus vidas. No obstante, y a pesar de la calma que sugieren los bellos planos-secuencia a lo largo de todo el film, el viaje está repleto de dolor. El padre regresado no corresponde a la imagen idílica o natural que tenían los hijos, más bien parece alguien que ha venido a castigarlos, a insultarlos, y no entienden el sentido de un viaje que sólo al empezar deja de ser lo que ellos habían soñado. Sin duda, este viaje es algo más que unos días de pesca en familia. Para el padre supone un fin material, quiere recupera el tesoro que quizá él mismo escondió tiempo atrás, pero para los dos hijos significa mucho más, la madurez. Después de un duro rito de iniciación, el trayecto en barca, los dos adolescentes abandonarán la infancia para entrar en la edad adulta, será entonces cuando puedan desprenderse de la sombra paterna.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

1 Comment

  • Podría estar firmado por el mismo Àngel Quintana y nadie se daría cuenta.

Responder