Cine y TV

Exils (Tony Gatlif)

Escrito por

En 1969 “Cowboy de medianoche” de Schlesinger ya nos mostró las consecuencias del fin de un ensueño, la epopeya de los norteamericanos hacia el oeste virgen y libre tenía un fin y ahora, cuando las esperanzas de un futuro mejor habían terminado en el wild west, el viaje debía hacerse a la inversa. Algo parecido ocurre con los protagonistas de Exils, dos jóvenes franceses que al ver frustrados sus sueños deciden partir al que fuera su lugar de origen, o al menos el de sus familias, Argelia.

Él, hijo de aquéllos que durante el colonialismo francés eran conocidos como pied noir por llevar zapatos negros, y ella, hija de segunda generación de inmigrantes argelinos en Francia, constituyen la memoria de dos importantes hechos de la historia de dicho país. Por un lado, la indignación de todos aquellos franceses residentes en Argelia que, pese a su confianza en De Gaulle, vieron como la independencia de este país en 1962 les obligó a marcharse. Un destierro, no diremos injusto, pero sí forzado que dejó secuelas emocionales en todos ellos. Heridas profundas, ocultas a veces y otras no tanto, como las que puede sufrir un pueblo al que no se le ha reconocido su identidad, su alteridad, como ocurrió con todos aquéllos que buscando algo mejor llegaron a Francia y fueron asimilados, absorbidos, por su cultura creyendo que así tendrían las mismas posibilidades. De este mal padece la protagonista y por ello, cuando en su viaje van encontrándose con otros que viajan también pero en sentido opuesto, todos le preguntan “¿por qué no sabes hablar árabe si tus padres y tu nombre lo son?”. El silencio es la mejor respuesta, ¿ella es árabe o francesa? Como tararea uno de los personajes, “ahora que tenemos los papeles nos llaman inmigrantes”.

Desde luego, para perpetuos emigrantes los gitanos, por esta razón el director establece un paralelismo entre éstos, los gitanos, y los protagonistas. Así el flamenco, que acompaña buena parte del film, viene a recordarnos que en la memoria de cada individuo late la memoria de su familia. Como dice Félix Grande, la música es también un bálsamo contra la agitación de nuestras neuronas que conservan la nostalgia de un bárbaro remolino de orígenes.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

4 Comments

  • Otro gran escrito, pero permítanme que diga que
    ¡premio para el que añada las dos comas (una es segurísima) que le faltan a la crítica! Ánimo señores.

  • Felicidades por la revista, y a este apartado en concreto por un interés personal que siento por el cine, pues sostengo la tesis que los creadores cinematográficos son una nueva especie de pensadores que estan renovando el panorama filosófico tan mutilado por la decadencia de las formas vacías de contenido.

  • Es ciero. En el cine hay la esperanza. Los artículos de Viana, cuando sumen un buen número, serán un trabajo más importante del que ahora creemos.

  • Caramba, no he podido conseguir esta cinta por ningún lado y cada vez se me antoja mas verla…

Responder