Poesía

“Morir por sentencia del juez o del médico; todo es morir”*

Escrito por

Enfermeras que pasan de todo menos de curso,
sirenas que no cesan: habitación de hospital;
cuido de mi abuelo, en medio de la noche.
“¡Socorro! ¡En esta casa hay asesinos!”
Otra vieja loca que no deja dormir.
El compañero de habitación se tira un pedete,
con alevosía; dice que tiene calor:
“¡Calefacción de mierda! ¡Nos van a matar!”
Está ahí por exceso de azúcar,
habla una mezcla de francés y árabe,
dice que hace poco pesaba doscientos kilos.
“¡Socorro! ¡Que hay criminales aquí!”
“¿Puedes apagar la calefacción? Me ahogo”.
Está apagada, digo. Estaba apagada.
Ahora escucho un interminable monólogo;
salgo al pasillo; un libro para disimular.
“Déu meu, Déu meu, Déu meu…”
Es su compañera de habitación.
“¡Socorro! ¡Que me asesinan! !Soy la Consuelo!”
De repente, el magrebí: “Hace frío ahora”.
Digo “es verdad, hace frío, quieren matarnos”.
“¡Que están los criminales aquí con la Consuelo!”
Esto es delirar; más soliloquios infinitos.
“¡Los criminales irán a por vosotros luego!”
Consigo dormir. Por la mañana, llantos jóvenes.
Salgo al pasillo: una camilla con un bulto.
Consuelo, esa noche hablaste demasiado.

* El título es una frase de Quevedo

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

5 Comments

  • Molt bo. “La Consuelo” segur que està orgullosa de tu!

  • Como ya te dije, personalmente, este poema me ha gustado, personalmente.
    Me gusta la sensación de sorpresa, utilizada normalmente, en los relatos que consigues aquí.

    De todos modos, personalmente, como te dije personamlmente, creo que estamos perdiendo a un gran rimador (y no soy yo quien defienda la rima aquí). Este espacio debe de ser una ventana para experimentos y creo que tu poesía buKoswiana puede ser genial, aunque no me gustaría perder tu lorquismo poe esa causa.

    UN abrazo, entonces, poeta.

  • olé por ese pedete con alevosía…
    rápido y contundente, agonía y desesperación, sin claustrofobias aparentes que caminan hacia la muerte

  • Claustrofóbico, estremecedor y lleno de desaliento. La habitación más que de un hospital, parecería la de un psiqiátrico en plena decadencia. O una celda medieval. Me ha gustado tanto como recorrer tu espacio que ahora y por azar descubro.

    Saludos….

  • Grandioso! Es usted muy bueno, señor Pérez.

    Que le vaya bien.

Responder