Música

Convenience

Escrito por

La misma ciudad estúpida, la misma tienda estúpida y el mismo trabajo estúpido del que nos hablaba Lladó en su artículo de julio. Una mala noticia. Una muerte injusta y estúpida. Una amiga perdida. Y, sin embargo, hay que seguir trabajando, seguir viviendo. Buscar consuelo en analgésicos naturales y artificiales. Intentar soportar a los estúpidos de mis jefes y a la estúpida de su hija, con la que trabajaba a diario.

Analgésicos artificiales. Alcohol. Alcohol, como siempre. Tres noches de inconsciencia e inconciencia. Tres días de resaca pensativa.

Analgésicos naturales. Música. Música que paradójicamente me llegó a través de la estúpida hija de mis entúpidos jefes. Aunque, claro, ella es estúpida y, por tanto, trajo la música solo porque creía que era tranquilita y quedaba bien en la tienda, no porqué realmente le gustase. Por esta estúpida conocí a “Kings of convenience”. Un grupo noruego, elegante, de una sencillez y calidez sorprendentes, más próximos a sonidos brasileños que a escandinavos. Más cerca de la “bossa” que del tradicionalismo de grupos como “Hedningarna”.

Gracias a la música, una depresión puede ser algo más llevadera.

(En memoria de Pamela Fitzpatrick, gran amiga mía tiroteada en Thailandia el 19 de junio de 2006 y muerta en el hospital de Bangkok el 21 de junio del 2006)

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

3 Comments

Responder