Editorial

Editorial Septiembre

Escrito por

Los meses pasan. La vida va siendo, cada vez más, un eterno retorno, un círculo, una vuelta a los mismos errores y a las mismas alegrías. Heráclito y su río, los déjà vu, los mismos ojos y las mismas miradas en diferentes rostros.

La revista Sísifo ha cumplido ya un año de vida, un año lento que, pasito a pasito, ha ido, creemos, mejorando sus contenidos y sus servicios. La versión en papel sufrirá en los próximos meses un cambio, una mejora por la que aún estamos trabajando. Y estos cambios, estas mejoras, no son para convertirnos en nada, para ser excelentes, para ser los mejores de los peores. Es sólo el intento de consolidar un punto de encuentro, nuestra excusa para compartir filias y fobias.

Los puntos de encuentro en una vida frenética son necesarios. Se trata de canalizar la locura que todos llevamos dentro. Una locura que no resulte patológica, sino creativa, constructora, harmónica. La cordura, en este mundo, no tiene nada que hacer sin una locura ordenada, libre y vinculada a la investigación artística.

Así, la revista Sísifo sigue, una vez más, en este mes de septiembre, presentando un nuevo número. Esperemos que sea de vuestro agrado, amigos lectores. Para nosotros es un placer compartir estos breves momentos de libertad, de hedonismo y de, por qué no, de relativizarlo todo. Falta nos hace.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

3 Comments

  • Dudar entre patatas…

    Ese autobús rojo, brillante y único, contrastando con la típica y característica arquitectura al fondo. Viajes que se hacen interminables hacia lugares que se vuelven menos interesantes. Una risa de tanto en cuando, una carcajada que te sorprende. Palabras sin entender, conversaciones a medias, y entre todo esto una voz que te suena familiar. La esperanza surge entre el desespero al igual que vuelve a su origen al chocar con los recuerdos. Paseando con prisa esquivando el aire cargado de olores que llenan sólo con respirar, deseando llegar al lugar donde los deseos esperan a que vuelva de mi cita con la realidad. Pero la indecisión me persigue mientras sigo dudando sobre qué patata escoger.
    ¡Maldita sea, sólo son patatas!

  • Es verdad, Eva

    Yo siempre dudo qué patata coger.
    Es mi martirio, y mi sacrificio.

  • El bólido tiempo, a todos, no nos lleva tan ruin..

    Enhorabuena existe
    Sísifo.

    Grandes salutes.

Responder