Música

Una visita inesperada

Escrito por

Hoy, como siempre por sorpresa, ha venido mi tío a comer. Me da la mano, me hace algunas preguntas formularias y se sienta a la mesa, mostrando su ignorante interés por la competición de motociclismo de la que éramos espectadores en aquel momento, haciendo tópicos comentarios y llamando por su nombre de pila a los participantes: “Dani”, “Valentino”, “Lauren”, etc… En un momento dado me pide que lea un papel sito bajo sus grandes gafas ahumadas, sobre una mesita de la sala de estar. Desdoblo el folio que mi tío me indicaba y ¡ah! que predecible. Resultó ser un artículo de opinión (como todos) de la gran revista “libertad digital”, centrado en el “mito” de Euskal Herria y la “realidad” histórica de Navarra, como siempre prestando especial interés relacionando cualquier idea nacionalista (no española) con las palabras asesinos, criminales y con E.T.A.

Hago lo único que se puede hacer ante tales personajes, que es ignorarle, y aprovechar la primera ocasión para evadirme de esa tan agradable compañía. Me voy a mi habitación, enciendo el ordenador, y pongo algo de música. Escojo “Xarnegue”, un grupo compuesto por gascones y vascos (obviamente inspirado por mi tío). Siempre me ha hechizado el sonido de la zanfoña, sus místicos “roncones”, y sus melodías desgarradas cual llanto desconsolado. El disco que estoy escuchando se llama “Música de contrabanda”. Una de las pistas hace que se me erice el bello de todo el cuerpo. Solo una zanfoña y una voz. Se añaden guitarra acústica primero, y luego violín. “Sor lekuaren minez”. Algo así como “saudade” en portugués. Nostalgia. Nostalgia de la tierra.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

2 Comments

  • Nostalgia, Martín.

    Buen artículo.

    Dile a tu tio que… Bueno, es igual.

  • Buenas Maestro Martin

    Me complace ver que seguimos en la brecha despues de este verano aun no terminado.

    Pues bien, intentare acceder a esos sonidos que describes con tanta pasion y que seguro me sorprenden y me enriquecen…

    Nos vemos

Responder