Poesía

Deja para mañana lo que puedas hacer hoy

Escrito por

Nuestro héroe decide suicidarse. Es la hora.
Se dirige a la cocina y coge las pastillas.
Vuelve al comedor. Se sienta.
Está mirando la tele; de hecho, hace horas
que no está pendiente de la tele;
piensa y piensa acerca de su muerte.
Ahora. Van a ser las doce. Medianoche.
Ha decidido que esa sea la hora.
Destapa el tubo de pastillas,
se sirve un vaso de agua.
Se lleva una píldora a la boca
pero la indecisión le envuelve.
Sudor frío, las manos le tiemblan.
¿Por qué ahora y no a las tres, o a las cinco?
¿Por qué hoy y no mañana?
Al fin y al cabo no corre prisa morir.
¿Morir con la tele apagada o encendida?
¿Apagar la luz o dejarla encendida?
¿Y si pusiera música? ¿Y quién lloraría por él?
No habría manera de saberlo.
¿Quién sería el primero en encontrarlo?
¿Debía dejar una carta escrita? ¿A quién?
Se levanta, coge el tubo, lo lleva a la cocina.
Decide, una vez más, dejarlo para mañana.
Se duerme mientras le da vueltas a aquella frase
“el suicidio es el acto heroico de los cobardes”.
Lleva 23 años haciendo lo mismo. A diario.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

2 Comments

Responder