Poesía

La pica de Auschwitz I

Escrito por

Tú, que gozas de un hogar caliente:
me gustaría verte en los barracones de Lublin
con estalactitas de hielo en las esquinas;
tú, que vas a hacerte analíticas: fulminado
de una inyección de gasolina en Auschwitz:
tú, que descansas a cada momento en el trabajo:
enterrado vivo en Sachsenburg
por haberte enderezado un segundo;
tú, que eres persona y tienes familia:
sin familia, sin habla, sin libertad,
sin identidad, sin pelo, sin mantas,
sin juicio, sin poder de decisión,
sin capacidad de reacción en Columbia-Haus;
tú, que acudes al médico a menudo:
“komm hier” que el Dr Mengele te va a curar;
tú, que quieres experimentar nuevas sensaciones:
metido en la cámara de presión de Dachau
a ver cuando tardas en reventar;
tú, que vas en BMW al trabajo:
transportando vigas de hierro
con barro hasta las rodillas en Bad Sulza;
tú, que eres puntual en el trabajo:
a formar en pelotas a 20 bajo cero
sosteniendo un camarada muerto en Maidanek;
tú, que acudes al dentista: muerto y
con los dientes de oro arrancados por tu hijo
para evitar que los robe otro en Crawinkel…

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

2 Comments

Responder