Poesía

La pica de Auschwitz (II)

Escrito por

…tú, funcionario, que te rompes la espalda:
a cargar piedras con sesos incrustados
en la cantera de Mauthausen;
tú, que te prestas a donar sangre:
presentándote voluntario para recibir
un tiro para escapar de cosas peores
en el gueto de Lemberg-Westrasse;
tú, que tienes cama y agua para beber:
sin cama, sin agua, sin platos, sin cucharas,
sin ropa interior, sin medicinas, sin letrinas,
en el “campo pequeño” de Buchenwald;
tú, que entierras a tus familiares con dignidad:
obligado a enterrar vivos a dos camaradas
en el puto infierno de Esterwege;
tú, que dices querer recorrer el mundo:
habiendo “visitado” doce campos
con el superviviente Motek Strigler;
tú, Fernando Torres, que quieres ir a la selección:
seleccionado para ser infectado
con bacilos del tétano y de gangrena
y para que te sean aplicados trozos de vidrio
y astillas de madera en las heridas;
trabajo a cargo del psicópata Hohenlychen
(Catedrático de Cirugía), en Ravensbrück;
tú, que disfrutas cuando comes bien:
devorando hojas de remolacha, nabos crudos,
gusanos y ratones por necesidad, en Natzweiler…

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

2 Comments

  • Como siempre: magistral

    Mi más sincera admiración.

  • Interesante, pero no puedo dejar de pensar en los palestinos ni en los libaneses cuando los “media” mencionan el Holocausto.

Responder