Prosa

Sonrisas

Escrito por

Todos los que hacemos ver que sabemos escribir hablamos de lo mismo. El amor, la muerte, la soledad y el miedo. El Eros y el Tánatos bailando salsa en una discoteca sucia y solitaria del centro de un pueblo alejado de la vida sucia y solitaria de una ciudad.

Parece que al escribir estemos menos solos, menos desesperados. Claro, sólo lo parece. Cada uno se engaña a uno mismo como puede. No es fácil hacer ver que no te das cuenta de lo que pasa, de lo que viene, del olor de la tragedia. Y la tragedia huele de lejos, como a orina de gato, como al sudor ya reseco impregnado en camisetas de algodón.

Cada párrafo es un suspiro de esperanza, un coger aire, un descanso de tanta tensión acumulada. Cada página en blanco es una oportunidad de nueva vida, una segunda oportunidad, un nuevo país. Morir o vivir es cuestión de tiempo, de tiempo para escribir nuevos relatos, nuevas cartas y nuevas declaraciones de amor al amor, a la belleza porque sí, aunque ahogue, aunque oprima, aunque maltrate.

Que los que le busquen lógica a la belleza se callen. Que se vayan a la playa, a coger espárragos, a freír huevos, o a hacer “puñetes”. Que la belleza salga de las redes del discurso apolíneo y podamos ser libres de disfrutar del éxtasi sin tener que pasar una factura de premisas condenadas a una conclusión única e inamovible.

Que yo no diga más tonterías, o que no deje de decirlas. Que tu cuerpo sea igual de bonito, recostado en esa sábana blanca que hace de pedestal y de vitrina. Que tu largo cabello siempre brille tanto y que, aunque sea sólo en una milésima de segundo, me dirijas una sonrisa perfecta. Una única sonrisa.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

5 Comments

  • La belleza es así, terrible.

    La tragedia huele así, pero no a eso. Huele primero a conmoción y a espanto, es un olor agudo y penetrante. Y la última nota huele a consuelo, irremediablemente.

    Luego está el olor a “drama” que es muhco más amable, sólo porque contiene trazas de humor.

    Di todas las tonterias, dilas todas y no te calles ni una. Mira, yo no me privo.

  • No te prives.

    Han venido los reyes antes de hora.

  • Hola, en los comentarios de Sísifo encuentro básicamente adulación y ánimos. Bien, quiero decir que continúo por esta linea y que en este “Sonrisas” vuelvo a comprobar que ciertos estados de ánimo no me pertenecen en exclusiva. Aparte, además del contenido también me gusta la forma. Saludos

  • Gracias, Ruben

    Eres muy amable.

Responder