Prosa

Congelados

Escrito por

Hoy, como es el último día antes de cerrar la edición de Sísifo, he escrito un relato desde la redacción de la revista donde trabajo. Lo he escrito rápido, hablando de mi soledad, del bar donde me emborracho los viernes, y del abuso indiscriminado del wisky.

Demasiado de lo de siempre, tanta soledad, tanto Bukowski, tanto atormentarse a uno mismo buscando una metáfora medio digna. Vamos a hacer metaliteratura, me he dicho. Últimamente siempre me digo estas tonterías. Me aburro y, sobre todo, me aburro cuando me digo lo mucho que me aburro. El relato no estaba mal del todo. Hablaba de los dardos, y utilizaba la metáfora de buscar, siempre, la diana. Una competición, como otra. De la masa, que siempre le llamo putrefacta, y de cómo te conviertes más que nunca en parte de esa masa cada vez que intentas huir. Siempre quejándome, siempre con la poesía a punta de pistola, con la lengua viva para el ingenio trasnochado.

Quiero escribir un artículo de enciclopedia. Una enciclopedia, si es preciso. Quiero no implicarme más en un adjetivo, en una frase, en un adverbio. Siempre Albert en todo, en las mayúsculas, en el punto y seguido, y en el título. Tanta poesía freudiana, tanta literatura francesa, tanta Novell vague en la intención y en la presunción. La pedantería es el peor de los cánceres, y, des del principio, se convierte en metástasis. Quien escribe enciclopedias siempre está sano. Tal vez es aburrido, solemne, caduco, evidente. Pero no se desgasta tanto, en tan poco espacio. Quiero escribir sobre algo que no haya tocado, ni besado ni, siquiera, imaginado. A partir de ahora sólo escribiré en tercera persona. Y ya veremos si del singular. Como me ponga muy en serio, me paso a la del plural.

Las enciclopedias no necesitan pedantería. El viejo, y hermoso, oficio de describir. Nunca más querré ser escritor. De mayor, si me lo permiten, seré descritor, describiente o describidor. Ya nunca más, ni poeta, ni tonto del haba, ni filósofo, ni gilipuertas, ni periodista cultural, ni gestor de absurdidades, ni pepito de los palotes. Quiero describir tu sonrisa congelada, desde mi corazón congelado, desde una oficina de congelados La Sirena.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

6 Comments

  • Oye Martín, no seas nada, es una magía difícil esa, que no te engañen. Es un arte complicado.
    Deconstrucciones aparte, esto es una artimañana nueva, una polimaña, una inmaña.
    Seamos infames. Infalibles, del todo ineficaces.

    Déjate de soledades concurridas y pedanterías de plástico…Léeme a Baroja. Que los techos se han hecho azules,.

    Te llamo Martín, porque te veo ahí atrás, y no me gusta, te llamo Martín y es toda una llamada.

  • Baroja está siempre ahí. Es el camarero que nos servirá café todos los días.

    El árbol de la ciencia es raza, porque es la mezcla necesaria para un beso eterno de mi melancolía y tu esperanza.

    Un placer, un lujo, un miulagro, que me leas.

  • Aunque en el aburrimiento es donde desocultamos lo que realmente somos, el miedo ante nuestro propia finitud… luego un poco de Bukowski y a morir de cirrosis…salud!

  • Me dais un poquito de miedo,como lo haceis para cambiar de registros?,¿es oficio?,ironizais,reflexionais,teorizais,es autobiografia?,o solo profesionalidad?,como lo haceis?,.contadme algun dia la mecanica…contais las cosas de una manera que te sientes involucrado,que me las creo,no se si me gustara saber la verdad,gracias,

  • Hola, Maria

    Como siempre, gracias por leernos.

    Es verdad porque te lo crees, aunque cambies los personajes, las voces, los “yos”.

    No creo que tenga que ver con la profesionalidad. Es más bien decir cosas a partir del juego literario.

    La mecánica, en mi caso, es senzilla. Wiskys, cansancio, ganas de decir las cosas que no he dicho durante el día.

    Un beso.

  • Tendre que cambiarme del vodka al wiski,porque cansada si llego del trabajo,,y si con esto me llega la inspiracion sereis los primeros en leerlo.
    Por ahora me siento muy satisfecha de poder seguiros,es ademas de un placer una terapia leer algunas de las cosas que se os ocurren.Me evocais en mi memoria a gente como Dali,groucho,mendoza,etc,

Responder