Poesía

De la represión al éxtasis

Escrito por

De los culos en pompa, a las patas abiertas;
del andar chulesco, a hacer el oso;
de la minifalda, al cinturón ancho;
del comerla de rodillas debajo de una mesa,
a comerla sentada en un lavabo;
del “mírame pero no se toca”,
al “no, no, no, dame más, dame más”;
del agua y el bocadillo de atún,
al cubata, pastilla y frankfurt;
de la píldora para follar como Fraga,
a la pastilla de colores de éxtasis;
de hacerle la pelota al profesor,
a enseñarle las tetas al portero;
de las miradas desafiantes,
a las miradas perdidas;
de la escandalera de los tacones,
a la masturbación con el pie;
del “últimamente no sé qué me pasa,
no puedo estar con ningún chico”,
a tener un percutor en el coño para abortar;
de las novias cadàver y rubias de pote,
al “espera que me bebo otro cubata”;
de la represión de la biblioteca,
al éxtasis de la discoteca.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

1 Comment

Responder