Editorial

Editorial Julio 2008

Escrito por

Resacas de terraza, sobredosis de ventiladores que remueven, casi por obligación, un aire que es indudablemente caliente. Julio es el mes en el que se confirma el verano, adelanta las vacaciones y nos asomamos a las playas nada vírgenes.

Sísifo comenzó en septiembre de 2005. Y Sísifo seguirá, paso a paso, después de estos casi cuatro años. No hay prisa. Estamos condenados a la eternidad por una rutina que, aunque cambie, siempre vuelve al mismo sitio. El río de Heráclito o la ley de Murphy. Qué más dan, ahora, los nombres. Qué más da si ya nadie cree en los universales. Todo es para siempre hasta que se demuestre lo contrario. O se olvide.

Las olas no traen nada nuevo. Son una conclusión de un mar de versos, metáforas e imágenes que llevamos como bagaje de lecturas ya olvidadas. Refrescarse es recordar el origen, el detalle, la chispa que toda hoguera necesita para prender e iluminar una mirada de esperanza, de amor de verano.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder