Cine y TV

Unarchitecture

Escrito por

Si Gordon Matta-Clark viviera todavía, no sería difícil encontrarlo en el interior de algún viejo edificio realizando uno de los trabajos que más le gustaba hacer, habitar espacios y re-interpretarlos. Gordon Matta-Clark realizó la mayor parte de sus obras en la ciudad de Nueva York que por aquel entonces, los años sesenta y setenta, vivía un mal momento. Problemas de índole socio-económico, tales como el cierre de fábricas por el encarecimiento del suelo, la reducción de los impuestos destinados a la ciudad o el traslado masivo de personas en busca de una casa con jardín en las afueras, provocó una situación tan absurda como el progresivo abandono y deterioro de algunas zonas urbanas a la vez que un mayor número de personas se veía obligada a vivir en la calle por no poder pagar un alquiler en el centro. No era de extrañar, por lo tanto, que Matta-Clark prefiriese abandonar su carrera de arquitecto para dedicarse a crear obras sobre edificios ya existentes y poner en tela de juicio unas medidas urbanísticas que desatendían el bien social en favor de un crecimiento económico irregular que no dejaba de aumentar las desigualdades entre ricos y pobres. Cuando Matta-Clark trabajaba con un edificio, alterando su estructura desde la base al tejado o cortando muros y ventanas, daba visibilidad a otro tipo de estructura oculta bajo la apariencia de una arquitectura funcional y neutra. Era la estructura del poder económico y político que el artista desenmascaró mediante obras como Splitting o Bingo. Estas y otras obras trataron sobre el efecto devastador que podía experimentar una zona al perder o ganar la atención financiera por parte de la inversión privada. En este sentido, considero que recuperar la obra y el impulso crítico de Gordon Matta-Clark hoy en día resulta conveniente.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder