Editorial

Editorial

Escrito por

La barbarie es algo inmanente a la raza humana. Esta afirmación nos revienta por dentro. No la podemos aceptar. Pero, cada vez que miramos hacia nuestra Historia, vemos reflejada la parte más bestia de nosotros mismos. Por ello, hemos aprendido a olvidar. O a construir la idea de monstruo. Y, por ejemplo, el holocausto no fue promocionado, y ejecutado, por seres extraterrestres. Eran personas.

Pero no hay que desesperarse. Que sea una “cualidad” inmanente quiere decir que es inseparable a la esencia humana. Pero no que no podamos distinguirnos, distanciarnos, racionalmente. Somos animales. Y hay que comenzar, después de tanto tiempo, a reconocerlo. Pero no tenemos que tirar la toalla. Al contrario. Una vez nos conocemos, que nos reconocemos, es cuando somos responsables de nuestras acciones. Más que nunca.

A eso le podemos llamar civilización, o ciudadanía. Como queráis. Pero es indispensable trabajar la memoria para saber qué somos capaces de llegar a hacer. Por ello, el trabajo de Alicia Framis – presentado aquí por Francesca Viana – es una lucha contra esa facilidad que tenemos para olvidar. Saber quién somos y qué hemos hecho en el pasado. Una técnica indiscutible para, como abre la portada de este número, poder mirar al otro con la cabeza bien alta. O casi.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder