Arte

Guantanamo Museum

Escrito por

Recuerdo cómo me impresionó ver a un grupo de turistas posando y sacando fotografías frente a los restos del muro de Berlín. Me agobiaba la idea de que un hecho tan horrible quedase reducido a un punto de visita obligada de la Lonely Planet, pero por suerte o por desgracia, los lugares que fueron escenario de la barbarie humana son muy abundantes. Si digo por suerte, no es con otro fin que el de tener en cuenta aquellas opiniones que consideran de gran utilidad mantener en pie este tipo de arquitectura, ya sea para testimoniar lo sucedido o aprender de los errores, que no es poco. Personalmente, opino mas bien que esto acaba banalizando los hechos, pero el aparato cultural tiene el argumento de la memoria histórica y frente a esto no hay ser moral que se oponga. ¿Qué ocurre entonces cuando una artista como Alicia Framis realiza un proyecto llamado Guantanamo Museum?, ¿Proponer convertirlo en un museo? No lo creo. Me inclino a creer que lo que busca es denunciar la injusticia, pero no desde el hecho en sí, ni siquiera desde el lado de los perpetradores, sino por la parte que a todos nos toca como contempladores pasivos. La propuesta de museizar un recinto, que aún hoy en día sigue siendo el escenario de encarcelamientos injustos y torturas, no hace más que atacar nuestra capacidad para olvidar los hechos incómodos del presente. El don de olvidar para recordar cuando ya todo ha pasado. Por esta razón Guantanamo Museum no apunta a un caso aislado, sino a todo lo que acontece. Lo hace desde la ironía y desde la ambigüedad, pero lo mejor del proyecto es su capacidad de interpelar al espectador, de hacerlo recordar.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder