Miopía

Escrito por

Me confieso, soy miope y desde los seis años para ser más minuciosa. Pero esto es sólo banalidad, una circunstancia pequeñita o pequeña entre eso borroso que es el todo, y porque no decirlo también, una pequeñita o pequeña vanidad, según se mire. Es lo que llamamos azar de la vida, sin ninguna responsabilidad más que la obligación de tener que llevar gafas durante el resto de mis días si no quiero acabar con esas horribles jaquecas. Gafas para ver de lejos. Pero insisto que esto no es más que un accidente de la vida cotidiana. Bien, pues dicho esto que, como repito de nuevo, no es más que arbitrario, y que no lo volveré a decir porque se me acaban los sinónimos de lo casual y de lo fortuito, pasaré a valorar que supone la miopía para la vida.

Pero, ¿Qué es la vida? ¿La vida es aquéllo que se compone por el hombre y su miopía? ¿Es como la bañera del piso que cuando quiero voy, la veo y me ducho? No lo sé, porque solo sé que soy miope. Vamos por pasos, que las prisas y las globalidades no son buenas, porque de tan lejos y rápidas que van no puedo apreciar el ombligo de mi vecino, que por cierto creo que está con la del quinto, en serio. Si miro, veo, aunque no lo haga con las dioptrías adecuadas al término medio, que me pueden llevar al vicio por exceso debido a mis ideas visionarias, pero suponiendo que mi oftalmólogo no juega a los dados conmigo, podré tener una idea ajustada de lo que es la vida cuán liebre. Ya me he vuelto a perder, por dónde iba… ah, mi oftalmólogo casualmente es el padre del dueño del ombligo, el que está liado con la del quinto, y me dijo el otro día en el ascensor que llevará gafas porque tiene miopía. Y yo pensando que podría ser el hipermetropiahombre cuando la última dioptría miope se muera, si es que se tiene que morir apriorísticamente, para guiar a los que nos hemos vuelto ciegos del todo, bueno suponiendo que hay un todo, porque como no lo puedo ver…Y bien, tras la decepción, dejé de tenerle como guía para la vida, aunque causase tanta adicción como el opio, es decir que ya no llevo gafas y mucho menos lentillas.

Pues su hijo está liado con la del quinto, en serio, aunque me comentó que iban a acabar con su historia, porque se les hacia muy monótona. ¿He dicho ya que soy miope?

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder