Cine y TV

El curioso caso de Benjamín Button

Escrito por

Sólo me hizo falta un minuto cuarenta y seis segundos de trailer en inglés de El curioso caso de Benjamín Button para adivinar dos cosas: que sería una película larga y que sería una de las mejores películas de este año. Aquel trailer anunciaba, con una música en primer plano, la imagen inicial de un reloj que va hacia atrás y sólo dos frases, que nos iban a contar la historia de un hombre nacido en extrañas circunstancias, con una apariencia de unos 80 años y los achaques propios de esa edad, que va rejuveneciendo con el paso del tiempo, mientras que la gente de su alrededor, incluido su gran amor, siguen el ciclo natural de la vida. Los 167 minutos de metraje comienzan en Nueva Orleáns en 1918 y terminan en pleno huracán Katrina. Como telón de fondo la historia de América y Europa en pleno siglo XX como parte de las vidas de Brad Pitt y Cate Blanchett. Y todo ello narrado por boca de una anciana moribunda y la lectura de un diario.

Conocida es la fama de su director, David Fincher, de perfeccionista e inconformista, y con esta cinta no iba a ser menos. En una publicación cinematográfica Fincher afirmaba no estar del todo contento con el resultado de la película, a pesar de haber repetido hasta la saciedad cada una de las escenas y a pesar de haber construido un relato audiovisual prácticamente perfecto. Ese “prácticamente” es traducible para algunos como que se trata de una película demasiado larga y para otros que se aleja del relato original de F. Scott Fitzgerald. De lo primero diré que para gustos los colores, y de lo segundo que no es la primera vez ni la última que algo así sucede en la meca del cine, pero, a diferencia de otros casos, Fincher logra condensar y hacer suya una historia universal.

Algo sí es cierto, El curioso caso de Benjamin Button no lleva el único sello Fincher, también lleva el sello del cine clásico, con miles de detalles, colores, y montaje, además de muchas escenas para recordar, como la de Tilda Swinton en el ascensor, la de Brad Pitt a lo James Dean sobre una moto o con Blanchett tirados en una playa mientras les cubre la arena y las olas, o la de ésta bailando para Pitt a contra luz. Lo clásico y lo moderno se dan la mano en un relato que cada espectador puede convertir en suyo porque narra la vida de un ser humano: nacer, vivir, morir.

En cuanto a las actuaciones, en esta ocasión no se puede hablar de actores principales y secundarios, al menos no a nivel interpretativo, ya que todos y cada uno de ellos ponen su brillante granito de arena para construir una duna perfecta.

Sólo se echa en falta una cosa, que la idea que se plantea al principio de la película, sobre desear la posibilidad de que el tiempo transcurra hacia atrás para poder, en algunos casos recuperar a los seres queridos, y en otros, cambiar lo que hicimos en el pasado, se diluya, dando más peso a las historias de amor. Al fin y al cabo se trata de una película, aun que no tan usual, bastante comercial. Pero hay tanto que destacar de esta cinta, además de lo obvio (el maquillaje mitad real mitad digital), que lo mejor que puedo hacer es recomendaros que vayáis a verla y luego nos tomemos un café.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

17 Comments

  • ¿Qué es clásico? ¿qué es moderno? ¿La actitud de los actores es una característica de cine clásico? No me ha quedado claro porque es una mezcla de cine clásico y moderno.

  • Creo que no he mencionado que la actitud de los actores sea una característica de cine clásico, y creo que he escrito que se ve por los colores y la composición de algunas escenas. Es más una cuestión visual que de contenido o forma de hacer, si quieres llamarlo así.Y qué es lo moderno? bien, por moderno presupongo los efectos especiales, la actualización de la propia historia (el relato de Fitzgerald es un relato de los años veinte)…Tal vez si tú estás acostumbrado a un tipo de cine más culto y mucho memos comercial, te habrá decepcionado, pero como dije, para gustos los colores, y dentro del cine comercial, esta película es, bajo mi punto de vista, mereciblemente reseñable.

  • Yo tengo una teoría sobre lo que A. intenta explicarnos. Creo que después de estar en contacto con actores inmundos como los de “Jesucristo Cazavampiros” y “Karate a muerte en Torremolinos” (aunque aqui pienso que el problema radica mas en la dirección de actores) ha perdido la perspectiva y vive bajo el influjo de la posmodernidad artística xDD (como muchos de nosotros)

  • No te lo he preguntado para molestarte, ni para criticar a una película que no he visto (y seguramente veré porque me gusta mucho el director). Eso que vaya por delante. Solo quería saber qué opinas tú por cine moderno y cine clásico porque es una cuestión que me interesa. Sigue estando la pregunta en el aire.

  • A. yo creo q la he respondido, la diferencia está en la posmodernidad, en la hibridación, en el todo vale y en la mesura, en balancear ambos aspectos.

  • Yo soy más de los extremos, los estériles híbridos no tienen nada que ver en lo clàsio y moderno, o es que yo podré ser hoy mismo un clásico como el quijote? por mucho que me balancee me parece que no….

  • He visto la película esta noche. Es una pasada. Me encantó.

    Eso de que sea comercial no lo entiendo mucho. Como si lo que le gusta a mucha gente tuviera que ser malo (se entiende que comercial es despectivo, ¿no?)

    Creo que todos los personajes son fantásticos. Y que las interpretaciones no son despampanantes, pero son lo que tienen que ser y con eso basta.

  • Sí,muchas veces se entiende que lo comercial es algo malo, pero yo lo digo más bien en el sentido de que la gente que está acostumbrada a un cine más independiente, por decirlo así, que no espere que esta película vaya por ahí. Es comercial en el sentido de que está hecha para el gran público, comercial también por toda la campaña de publicidad que se da a este tipo de películas, por el bombo de los Óscar, etc. Y por supuesto estoy de acuerdo con que no tiene por qué ser malo por gustarle a mucha gente. De hecho creo que esta es una prueba de buen cine comercial.

  • Efectivamente AG. tu puedes ser un clásico hoy en día, al contrario que los muchos campesinos que vivían bajo la sombra del Quijote.

    Hoy vale todo, pero de vez en cuando, se cuela algo por lo que merece la pena interesarse, y voilá, cuando pase el tiempo quizás se convierta en un clasico. Aunque si nos remitimos a la raiz de los terminos, clasico, moderno, han desaparecido, pues la posmodernidad los aniquila, asi que estamos discutiendo sobre la nulidad o validez o permanencia de unos conceptos o categorías ya desaparecidos. Lo clasico, moderno pre clasico se basa en un mecanismo, la memoria. Quien sabe si algun día se borraran las huellas del pasado. ¿Alguien recuerda a algun poeta de Marte? Yo no pues se extinguieron hace eones, y ya no los recordamos, aunque seguimos mirando a las estrellas y preguntándonos: ¿Hay vida más allá del cine no comercial, comercializado para el gran público? Este es un buen ejemplo que la hay

  • Cierto que el tiempo es uno de los actores principales en decidir qué se convierte en clásico y que se queda en el olvido. Blade Runner o La guerra de las galaxias son dos clásicos modernos. Moderno y clásico se fusionan. Metrópoli es otro ejemplo, digna de la feria Arco. Todo lo que pueda aportar algo de alguna forma al mundo del cine puede convertirse en clásico. Se puede vivir en una época, aportar las bases dela que está por llegar y pasado todo eso convertirse en un clásico. Se me viene a la cabeza Wagner en pleno romanticismo construyendo el camino hacia el futuro dodecafonismo y la música moderna.Aclamado en su época, cuasi padre fundador del siguiente período y ya clásico unos años después.En el caso de la película que comento, recuerdo una entrevista de hace unos días a un par de diseñadores digitales de la cinta, hablando de que hace 5 años no se hubieran podido rodar ciertas escenas de la película tal y como se han hecho porque no existían los programas informáticos adecuados para ello y gracias a su creación se abren nuevas posibilidades (tal y como pasó con el programa informático que se creó específicamente para El señor de los anillos). Todo esto para explicar que el camino se hace al andar y que el que pone una nueva piedra en el camino tiene más posibilidades de convertirse con el tiempo en un clásico que el que se dedica a copiar y pegar, algo que abunda mucho en el cine comercial.

  • Mira que sois raritos usando las iniciales. Esto parece una mierda de espías. Con lo que dificulta la conversación por culpa de las confusiones. Pero allá vos.

    Sobre clásico-moderno, ni idea. Pero G., ¿poetas de Marte? No jodamos.

    Estoy con Elena, aunque creo que no hacía falta rizar tanto el rizo para explicar algo que queda bien claro.

  • G, Saltando de la opinión al diccionario, encontrarás muchas acepciones para la palabra clásico, casi todas en referencia a un periodo ya pasado al que hacer referencia y por lo tanto hermético a la actualidad. También encontrarás una acepción para tu caso de ser clásico en la actualidad, sería “típico”, pero se contrapone con tu ejemplo del quijote, ya que el quijote no es típico, como si lo son los campesinos antes mencionados.

  • No me refiero a períodos herméticos, y creo que la discursión tampoco, siendo ese el problema de tu argumentación. El punto de vista adoptado se refiere al texto artístico y narrativo, tanto personal como a nivel de obras. Te recomiendo que le eches un vistazo a algunos de los libros y artículos de Jesús González Requena, para los conceptos de pre-clásico, clásico y postclásico. Lo típico responde más a la clasificación de atípico.

    Así quizás encontremos un punto en común para la discursión que es referida al lugar artístico, no al espacio histórico social.

    Un saludo!

  • Varios significados para una misma palabra. Mejor buscar otra que no inoportune con estas ambiguedades y que transmita mejor el contenido…

    ¡que difícil es escribir!

    Por cierto la ceremonia de los oscars, clásica o moderna?

  • Ya he escrito un artículo sobre la ceremonia que supongo Pablo publicará en breve y espero que también suscite diálogo.Mi opinión: ni clásica ni moderna, simplemente típica, que según tú, AG, sería un clásico en la actualidad. Pero el sustituir los ya casi habituales monólogos humorísticos del presentador sobre la situación política por la actuación made in Brodway del todopoderoso Hugh Jackman, me pareció un acierto por su sabor clásico.

  • Quise decir Broadway

  • Yo estoy de acuerdo con lo de los poetas de Marte. !!Pablo cómo puedes dudar de su existencia!!

Responder