Música

Nilo Azul – Wafir Sheik Gibril

Escrito por


Los compases de la música tradicional son difíciles de romper. Necesitan un ejercicio de entendimiento, de comprensión total y control sincero para que, a fuerza de corcheas, se consigan intercalar entre su pentagrama los sonidos del mundo. Wafir Sheik Gibril es un músico sudanés, nacido en Kordofán. Es intérprete de acordeón y laúd árabe, aunque domina también el saz o laúd de mástil largo, el rabab y la viola, y algunos instrumentos de percusión, como los bongos sudaneses y el bendir. Su trayectoria está hecha de contrastes: ha colaborado con grupos como Amistades Peligrosas, Hevia, o Joaquín Ruiz (flamenco) y Eduardo Paniagua (medieval).

Wafir es un músico que ama la música y que antepone la belleza y el sentimiento a otros apellidos que la definan: blanca, negra, árabe o judía. Por ello transmite un talante de respeto abierto y creativo en todas sus creaciones y colaboraciones. En sus interpretaciones podemos vislumbrar la sabiduría del viajero que aporta lo que trae aprendido y lo que aprende en el contacto de los mundos nuevos que descubre. Su base es la cultura del río Nilo; siglos de civilización humana.
Eduardo Paniagua.

Su primer disco en solitario, Nilo Azul, está lleno de recuerdos. La música es un encuentro entre Oriente y Occidente. Los acordes coquetean y el laúd, mágico, sorprende a España, Irlanda o Bulgaria, con trucos de Sudán.

Como un desfile ceremonial, el Nilo se desliza sobre las ardientes arenas de Nubia. Limo y agua. Muerte y resurrección. A su lado, a ambos lados, una cinta verde trastorna los infinitos ocres del desierto en verdes jugosos. Es el milagro de la vida.
“El cuerno del elefante”. Paco Nadal.

El laúd nos transporta a la soledad y el vacío de un paisaje desértico, sereno y desnudo.


{Taqasim. Wafir Sheik}

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

2 Comments

  • me lo apunto

  • Desgraciadamente me perdiel concierto.además de haber dormido pocas horas y haber visitado la casa de un amigo común no fue posible para mi.
    realmente lo visite,pero habia unos teloneros tan tristes”creo eran rusos; me recordaron a las coles y las papas,pobres,despues de esto me quede sin energia para más.Eso es culpa del oido tan fino,lo siento

Responder