Cine y TV

Scott Pilgrim contra el mundo

Escrito por

Si leemos la sinopsis de esta película podríamos pensar que no merece la pena gastar dos horas de vida en su visionado. Y por eso mismo es mejor no saber de qué va e ir al cine a pasar un rato muy divertido sin demasiadas pretensiones. Aunque también hay que decir que este filme vuelve a demostrar que la verosimilitud no es una premisa inamovible a la hora de contar algo auténtico y divertido.

La película empieza como una más de amoríos de instituto, pero un poco más gamberra. Luego sigue con un lucha con coreografía de Bollywood, continúa con otra pelea épica contra los dobles de una estrella del cine de acción, entre medias hay una secuencia de sitcom con su ráfaga musical y sus risas y todo, después vemos el poder de los veganos… y para cuando nos queremos dar cuenta nos da igual que la narración sea un desmadre absoluto, que en realidad es un videojuego con estética de cómic (porque además se basa en un cómic). La historia avanza y uno entiende el sentido de la música inicial y que el logotipo de la Universal estuviese pixelado. Cuando los malos mueren se deshacen en monedas y el contador de nuestro héroe va sumando. Las fases de un videojuego como si fueran las etapas por las que debe pasar un joven para madurar y conocerse a sí mismo. Si me lo cuentan hubiera apostado por el tedio, pero no es el caso. Se trata de una comedia realmente divertida que, en el fondo, sigue anclada a los tópicos de la comedia, pero que está aderezada con una forma novedosa y un buen ritmo.

La mezcla de referencias al mundo del videojuego, del cómic, de la televisión, del cine y de alguna cosa más que se me habrá pasado, forma un cóctel perfecto para treintañeros (y algún veinteañero cercano a la treintena). Pero todo eso no es más que una excusa que permite conectar con una generación que ha vivido un mundo diferente. El pastiche de estéticas, formatos y géneros no es el fin, sino el medio actualizado, para contar lo mismo que se lleva contando siglos: chico busca chica y hace cualquier locura para conseguirla. Esperemos que el director de este filme, Edgar Wright (que ya realizó la desternillante Hot Fuzz y la interesante Shaun of the dead), haga muchas más películas.

facebook:

Responder