Cine y TV

Animal Kingdom

Escrito por

Ahora que cada vez parece que está más de moda el mafioso decente o, simplemente, de buen corazón, se agradece y mucho la existencia de una película que nos muestra todo lo cutre y lo inmoral de la delincuencia. Sólo aparece una buena persona y nunca tuvo la situación bajo control. Sin ninguna estridencia, sin apelar al morbo, sin exagerar las imágenes, con razón Animal Kingdom es una de las grandes películas de 2010. Casi todo queda insinuado y da mucho más miedo que una cascada de imágenes explícitas, que es a lo que otros artificieros intentan acostumbrarnos.

La policía inicia el juego asesinando a sangre fría al miembro de una familia mafiosa nada sofisticada. La venganza se precipita con la muerte de dos agentes y ahí entra en juego el único policía que merece una mirada amable por parte del director, que intenta atraer al más joven de la familia para hacer caer el castillo. Pero la corrupción le pisa los talones y no sabemos si se entera de todo lo que pasa o simplemente no quiere morir por unas migajas. El pulcro estilo visual nos permite sentir el irrespirable ambiente por el que pululan toda clase de seres indeseables, retratados como tales, sin ningún gris intermedio, totalmente deshumanizados. La matriarca merecería un capítulo aparte.

El retrato de la miseria mundana y de la caída de una potencial persona en el camino de la delincuencia más sórdida consigue dar escalofríos. La parquedad de artificios da buena fe del impresionante trabajo de todo el equipo, empezando por un guión impecable (inspirado en hechos reales) donde todo encaja a la perfección y el estudio de los personajes no necesita ningún diálogo impostado, siguiendo por un dirección perfecta, un grupo de actores en estado de gracia y una ambientación musical y sonora que será estudiada en las escuelas de cine.

facebook:

Responder