Pitarra

Escrito por

Frederic Soler cruza las piernas observando los ríos de gente que baja por las Ramblas. Serafí Pitarra conoce el escenario de la calle, los ruidos, los olores, los vaivenes.  Su trabajo de relojero, que combinaba con el teatro y la poesía, le ha enseñado a apreciar las pausas, los tempos, los decorados. Somos nuestro disfraz.

Zorilla se fue a vivir con él, entre las agujas y los mecanismos, para organizar reuniones con Anselm Clavé y Valentí Almirall. La sátira y la parodia son espadas, rosas blancas de un Romea catalán. Los dramas serán históricos, o no serán.

Pitarra, autodidacta, se sabe actor y empresario, que son la misma cosa, como el que construye versos jugando con las flores que huele cada día, en esos kioscos que le rodean. Soler crea, divulga, fomenta, defiende. Mira, impasible, hacia la montaña de los días. El corazón le falló poco antes de comenzar un siglo XX lleno de ideas y de disparos. Se le paró como se paran los mejores relojes de ciudad.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder