Cine y TV

Mañana, cuando la guerra empiece

Escrito por

Mañana, cuando la guerra empiece es una especie de película refrito que bien podría haber sido el capítulo piloto de una serie televisiva de acción (o la excusa narrativa para un videojuego militar). Refrito porque empieza como una comedia de instituto, continúa como una comedia ñoña de adolescentes, luego se pone trascendente a propósito de la pérdida de la inocencia y de postre nos ofrece una ensalada de tiros. Dicho de otra manera, el guión es tan simple y efectista que da miedo percatarse lo que disfrutamos con las historias de héroes con diálogos imposibles. No se van a aburrir.

Un grupo de jóvenes rozando la mayoría de edad convence a sus padres para que les dejen ir a la montaña unos días, de excursión, a un pareja alejado e inhóspito. Mientras están allí no pasa gran cosa, porque los personajes fueron presentados en la introducción. Pero ven un grupo de aviones militares pasar. No le dan más importancia. Cuando vuelven no hay nadie en casa, todo el mundo ha desaparecido. Descubren que Australia ha sido invadida por algún país asiático que no se especifica. Y a partir de ahí la película se convierte en un espectáculo de acción bastante rutinario, pero reutilizando los clichés a gran velocidad para suplir todas las carencias de presupuesto -que de hecho pasan desapercibidas-. El héroe que no espera serlo, el inmaduro que ante la adversidad madura en minutos, la amistad, el deber…

El principal problema de Mañana, cuando la guerra empiece está en los diálogos, en ocasiones tan gruesos que destrozan secuencias enteras. El entretenimiento no decae, pero da la impresión de que buscan darle un significado profundo al filme con un par de diálogos y lo único que consiguen es que sospechemos. Sospechas que se confirman en los últimos minutos, cuando abren con descaro la puerta a una segunda parte. Es una pena que una idea tan atractiva quede aplastadas por un estilo tan videoclipero, innecesariamente comercial y dado a no tenerle un excesivo respeto al espectador.

facebook:

No Comments

Responder