Cine y TV

Miss Tacuarembó

Escrito por

Miss Tacuarembó es un filme inclasificable, una parodia intencionadamente grotesca con musical incluido de regalo, una especie de versión excéntrica de todas las películas a propósito de sueños inalcanzables que finalmente fueron posibles porque el destino es muy majo o porque el sueño americano está cuando aparece la cámara. La radicalidad posmoderna y todos los excesos cometidos por Martín Sastre hacen que la película quede algo desequilibrada, pero no por ello invalidada. Es complicado discernir si una película es buena o mala cuando se salta todas las reglas, pero sí está claro que merece la pena verla.

En la ciudad uruguaya de Tacuarembó hay una niña que sueña con coreografías de Flashdance y Parchís, cantar y ser famosa y que Cristo mate a «la gremlin» que considera que su ídolo, Cristal, la protagonista de la telenovela homónima, es una prostituta. Y entre tanto unos cuantos números musicales, algún videoclip ochentero, un empleo en CristoPark -el único parque aprobado por el Vaticano-, un amigo homosexual, un concurso televisivo dirigido por una histriónica Rossy de Palma, el Jesucristo más corrosivo desde La vida de Brian y mucho pitorreo.

No siempre se pone en valor un objeto cinematográfico no identificado, pero si hacen el esfuerzo se reirán a carcajada limpia, si tienen en cuenta que es una exagerada parodia. La meta narración es permanente, especialmente la que hace referencia a las malas malísimas de cara acartonada que aparecen en todas las telenovelas venezolanas, la que hace referencia a las comedias norteamericanas con exceso de azúcar y gay de propina para cumplir cuota (y fabricar el tópico), la que hace referencia a la telebasura, la que hace referencia a los horteras videoclips ochenteros, la que hace referencia a Jesucristo Superstar… En suma, no es una película apta para mojigatos, gente falta de humor o individuos con un bagaje cultural alejado del mundo referencial de Miss Tacuarembó, que al fin y al cabo es el mundo en el que vive su protagonista.

 

 

 

facebook:

Responder