El Genio catalán

Escrito por

Foto: Meritxell Gutiérrez

Miras, a pocos metros de la Estació de França, intuyendo un Pararelo que enciende, después de años de oscuridad y tapas frías, las bombillas del cabaret. Estás allí, inmóvil, entre coches y motos que te quieren convertir en una mera rotonda. Pero tú enseñas tu estrella de cinco puntas, orgulloso.

Eres un genio de 1856. Tus padres, los hermanos Baratta, no sabían que aquí la memoria es un envoltorio reciclable. Cuánto te han manoseado, con la restauración de Frederic Marès, en 1939, y tantas otras. Antes y después. Quién podía imaginar que un ángel como tú pasarías de la castración a la prótesis de resina, culpable de “desmayar señoras” con tus atributos. Historias de obispos y túnicas.

Escultura y fuente, eres un homenaje al capitán José Bernardo de Quiros, marqués de Campo Sagrado, y auténtico responsable que las aguas de Montcada llegaran a ciudad.

En el centro de una plaza que es un palacio, luces un escudo coronado de llaves y sorpresas. Mientras, un león saca agua por la boca, y tus plumas te engañan, con el anhelo de salir volando para huir de una perspectiva demasiado recta. Y es que todos somos curvos.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder