Cine y TV

Los colores de la montaña

Escrito por

Los colores de la montaña es una película casi incontestable. Y digo casi porque rebuscando mucho se podría decir que algunas partes de la historia avanzan de manera algo atropellada, forzando elipsis tras elipsis con fundidos que pueden cansar. Pero lo importante es que el filme es una fábula capaz de hablar del miedo y de la sinrazón a través de la inocencia de un grupo de niños que sólo quiere jugar al fútbol, sin sentimentalismos baratos.

En la Colombia selvática los ciudadanos están en medio del fuego cruzado entre guerrilleros, paramilitares y ejército, y lo tienen tan asumido que lo dan por supuesto. La violencia está, se siente, no hace falta explicitarla. Hasta que le toca a alguien en concreto y se entiende el significado de terrorismo. O con ellos o contra ellos, sin espacio para la neutralidad. Y así van ganando terreno, expulsando a los campesinos poco a poco. Nadie se libra, ni siquiera la profesora de la escuela. Y los actos heroicos se pagan.

La películas con niños tienen su riesgo, pues en muchas ocasiones se usan para crear un sentimiento de empatía que se suele utilizar para engañar al espectador. Esa utilización de la infancia ha provocado un gran prejuicio contra el cine protagonizado por niños, por si acaso nos toman el pelo. Pero este no es el caso, porque los niños son los protagonistas absolutos, no un recurso dramático. En este aspecto recuerda a Las tortugas también vuelan, pero añadiendo un toque de comedia que nos permite tomarnos el jarabe sin notar el mal sabor hasta el final.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder