Micmacs

Escrito por

En Micmacs está el mejor Jean-Pierre Jeunet, ese que nos enamoró con Amélie, La ciudad de los niños perdidos y Delicatessen. Hay que reconocer que no alcanza el nivel de esas películas, pero no por ello es necesario despreciar este divertidísimo filme. Y es igualmente absurdo intentar criticar el cine de Jeunet por parecerse al cine de Jeunet. Es un manierista, y a mucha honra, capaz de crear mundos imaginarios perfectamente encajados en la realidad, como en la ocasión que nos ocupa, porque en el fondo no son más que el refrito de nuestra cultural audiovisual. Tal vez el único problema es que le han salido tantos imitadores que ya no sorprende su estilo, aunque también es posible que a algunos les moleste semejante derroche de originalidad y extravagancia visuales.

La historia empieza con una bala alojada en la cabeza del protagonista. Sobrevive pero lo pierde todo y es acogido por un grupo de desheredados de lo más pintoresco. Juntos trabajarán para atrapar y destruir a los cínicos fabricantes de armamentos, el que hizo la mina antipersonal que mató a su padre y el que fabricó la bala que dejó su vida en suspenso, sin saber si explotará mañana o dentro de treinta años. A partir de ahí ese grupo de extravagantes se convertirá en un perfecto engranaje listo para estafar. Y siempre es divertido ver cómo el malo y poderoso cae en la trampa del pobre pero ingenioso, con algunas situaciones realmente hilarantes y otras simplemente fantásticas.

El principal problema de Micmacs se encuentra en su protagonista, Dany Boon, un señor que procura no gesticular en exceso y que doblado parece aún peor actor de lo que es. El otro, menor, se encuentra al final y parece sacado de cualquiera de esas series televisivas que tratan al espectador como a un idiota. La intriga se crea dándole más datos al espectador que al personaje, o dándole los mismos, y siempre me ha parecido muy feo escatimar información para luego jugar a la sorpresa del último minuto. Enseñar el resultado final y luego resumir el cómo se hizo es de mal gusto y afea el excelente trabajo realizado en Micmacs. Los últimos minutos se ven empañados por esa secuencia que parece sacada de Leverage (ese placer culpable…), pero diremos en su favor que lo hace una sola vez y dura poco.

 

 

facebook:

Responder