Editorial

eTTe, o el cúmulo de horizontes

Escrito por

Juliette se mueve en círculos, dibujando un 68 en el trayecto de una calle que sirve de pasarela. El espectáculo o la vida. La doble te del final de su nombre son dos piernas firmes, con la única dirección de la victoria, aunque esté escondida entre minúsculas derrotas. El genio catalán la espera, inmóvil, mostrando su propia estrella, irrenunciable, y con la sexualidad recuperada después de años de ablaciones y desmayos.

“Veo, veo” luces, colores y sombras de un león que escupe agua por la boca, dando suministro a una ciudad seca de ilusiones. La gente grita contra el simulacro de la presunta representación, y la derecha sabe que ya no existen flancos ni orillas. Debajo de la arena de la playa sólo había adoquines.

Juliette se aleja, y nos deja esa sensación de huelga indefinida, de un paro propio y voluntario, de una violencia insistente y sellada por la Ley olvidada en papiros llenos de polvo y renuncias. Las líneas horizontales de su espalda son un cúmulo de horizontes, inabarcables, pero que nos invitan a un camino. Cada vez que nos acercamos, nos dirá Galeano, se alejan. Pero ya estamos en marcha. A ver quién nos para.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder