Dinero fácil

Escrito por

Mucho ruido, pocas nueces; y es muy probable que si el filme no fuese sueco sino norteamericano, todo el mundo diría lo que realmente es: pura rutina. En este caso estamos ante una historia nada suecada, que no hace más que copiar todos los tics y vicios del cine de acción de última generación de Hollywood, eso que algunos han llamado neo-noir  y que no es más que la fusión del cine negro clásico con el de acción. Dinero fácil no pasa de ser una imitación amanerada de ese cine neo-noir que tan bien representan directores como Greengrass y Fuqua. Y nada de esto sería molesto si no lo vendiesen como otra cosa. No es de extrañar que ya se esté cocinando la correspondiente versión hollywoodiense, previa pseudo prohibición de la importación del filme original a las salas norteamericanas.

La historia empieza con la minuciosa presentación de los personajes principales, al principio sin ninguna conexión entre ellos: un preso de origen latino que escapa de una cárcel que parece demasiado fácil (y la policía que no vigila el apartamento de su hermana, la primera a la que visita), un estudiante de clase media que quiere ser un niño bien y se mete a mafioso para subir en la escala social (y que puede distinguir la nacionalidad de un viandante con solo mirar su cara a doscientos metros, no se vaya a perder el espectador), una preciosa sueca que el guión deja más plana que un encefalograma plano, un mafioso de Belgrado (y un pariente del que no sabemos nada)… En suma, el filme es una permanente continuación de sobreentendidos que no tenemos porqué entender. La buena factura no salva los agujeros, aunque además algunos planos artificialmente movidos son francamente molestos. El que quiera que vaya a tirar el dinero.

 

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder