Editorial

Sin final ni acuse de recibo.

Escrito por

El final es inevitable. Así de crudo. El tiempo y el espacio no son sino matemáticas difusas en continuo desarrollo hacia una brecha inevitable: polvo eres y en polvo te convertirás. A pesar del corte, seguimos adelante a través de otros formatos, más últimos, silícicos, internéticos, sin periodicidad ni alevosía, pero con el interés latente y la curiosidad repleta de miradas. La constancia fue un problema de herencia, las manillas del reloj recorren apresuradas el disco y de repente, pasa el día y los años quedan travestidos con recuerdos particulares. La palabra brilla en el tic-tac y ronronea su poesía, entre líneas, esperando a la tinta que refleje sin miedo su esperanza.

Revista Sísifo se fundó con ilusión y todavía se agarra con fuerza a su suspiro, reencontrándose de vez en cuando con otra realidad, que nunca será una, le pese a quien le pese. Ajena al paralelo sintético, acomodado, siempre ha manifestado su respeto por los caminos meridianos, complejos, curvos, que parten y comparten origen y destino con el resto del grupo, pero sugieren recorrerlo a través de latitudes culturales diferentes. Y esa variedad discrepa y embiste contra el continuum editorial.

A modo particular, sin inmiscuir, por culpa de la necesidad actual: la crisis financiera, los movimientos sociales, las redes comerciales, forman una maraña de estrofas que no acaban de encontrar el ritmo y la cadencia, la sonoridad poética que espera un mundo espabilado de guantazos y que ha sabido reconocer sus errores en la maestranza del malvado. Sorpresa inútil si la respuesta no exige el cambio desde su profundidad, sin esperar la salvación gubernativa o la llegada del bendito.

Somos, seremos y fuimos, no lo olvidemos, la razón de todo. El hecho fundamental e histórico es, como dice Eduard Punset, descubrir la vida antes de la muerte.

Y entonces, más. Seguimos viéndonos, relatándonos, compartiendo información, completando las páginas en blanco mediante trazos sin doctrina. El viario está descrito y su paisaje, arte y sentido, debemos dárselo nosotros.

Bienvenidos a una nueva etapa de Revista Sísifo.

  • Comparte:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Digg

facebook:

Responder