Sombras tenebrosas

Escrito por

El problema de basar una película en un producto cultural local es que aquellos ajenos a esa cultura no entenderán de la misa la media, pero el verdaderamente pueblerino es el que decide hablar para los adictos a ese producto. Los guiños pueden aportar una capa más, algo que capta el entendido pero que no entorpece el entendimiento general de la historia. Pero cuando todo consiste en hacer guiños, ironizar, reinterpretar, tributar… -y todas la variaciones posibles que se les ocurra-, al final queda una cosa extraña sin forma concreta que nunca recuerda qué es lo que quería contar o si quería contar algo en concreto. La historia conductora se construye para unir los cachos que se quieren conservar de los capítulos originales de la serie Dark Shadows. Eso siempre acaba pasando factura al conjunto, que parece más una colección de retazos que una historia bien armada.

Johnny Depp fue convertido en un vampiro por una malvada hechicera que tiende a actuar con despecho, pues el pobre de Depp rechazó su amor sin saber la que se le venía encima. Pasa dos siglos encerrado en un ataúd y cuando se levanta se da un festín por aquello de calmar la sed y después se da cuenta de que las cosas han cambiado más de lo que se esperaba. La película parece que empieza muy negra y luego se pone blanca para ir intercalando buenos chistes con otros menos afortunados. El bueno de Depp intenta reencontrar a la familia, pero todo lo que queda es decrépito a más no poder. Y se pone manos a la obra para recuperar el prestigio perdido, volviendo a empezar la lucha con la malvada hechicera, tan despechada como de costumbre. A lo largo de la película se cruzan tantas subtramas que no acaban en ninguna parte que da la impresión de que los guionistas nunca tuvieron claro qué era exactamente lo que querían contar, porque en realidad solamente pensaban en lucirse sacando lo mejor de la serie en la que se basa Sombras tenebrosas. Dicho esto, alguna risa se echarán porque Depp y Bonham-Carter son muy buenos, porque Burton siempre será Burton aunque tenga un mal día y porque algunas situaciones y algunos diálogos -aunque estén metidos de cualquier manera en mitad de cualquier sitio- son francamente hilarantes. Pero el conjunto es extremadamente irregular y, según avanza la película, el desbarre se va haciendo cada vez más notorio y estridente y siempre queda la duda de si lo que vemos es el resultado de un cirujano plástico en horas bajas, el resultado de la falta de bisturí o el exceso del mismo. En suma, no esperen al mejor Tim Burton, ese que nos hizo reír con maravillosas parodias como Mars Attacks o Ed Wood, porque en ellas el material de base era mucho más universal, estaba mucho mejor explicado para los profanos y era más una excusa que un fin en sí mismo.

facebook:

1 Comment

  • En suma, no esperen al mejor Tim Burton, ese que nos hizo reír con maravillosas parodias como Mars Attacks o Ed Wood, porque en ellas el material de base era mucho más universal, estaba mucho mejor explicado para los profanos y era más una excusa que un fin en sí mismo.

Responder