Artículos por: Jesús Díaz de Lope

The Company Men

Si hacemos caso al mensaje de The Company Men, el problema no es el sistema, sino sus gestores. Y al final todo vuelve a su orden, basado en un bonito darwinismo social. Los débiles que no aguantan se suicidan y los fuertes inician un nuevo camino.

Carlos

Carlos no es un biopic a secas, sino más bien una afinada mezcla de géneros, desde el documental a la biografía y complementando con la ficción más imaginativa, todo ello para retratar un mundo y un momento muy concretos, bajo el punto de vista de la estrella del terror.

Happy Thank You More Please

No es una gran película, es cierto, pero sí sabe conectar con una generación en tierra de nadie, que no quiere crecer porque intuye que lo que está por venir es incluso peor.

El último verano

Si esta película la hubiese filmado cualquier jovenzuelo con ganas de llamar la atención le hubiesen llovido los palos por todas partes. Pero es que este trabajo lo firma un tal Rivette.

El mundo según Barney

El mundo según Barney no deja de ser, en el fondo, un drama familiar, pero la mala leche con la que está escrita la historia y el humor negro que rezuma buena parte del metraje la hacen suficientemente diferente.

En la tormenta eléctrica

Bertrand Tavernier usa el paisaje dejado por el huracán katrina en Luisiana para moldear unos personajes poco amables y un pasado que nadie quiere recordar pero que, por culpa de la naturaleza, no se va.

Ispansi

Esta historia merecía ser contada con muchísimo más respecto hacia el espectador. Un guión plagado de diálogos didácticos destroza cada buena imagen, cada actuación conseguida.

Mañana, cuando la guerra empiece

Empieza como una comedia de instituto, continúa como una comedia ñoña de adolescentes, luego se pone trascendente a propósito de la pérdida de la inocencia y de postre nos ofrece una ensalada de tiros.

Los chicos están bien

La gran virtud de este filme es hacer visibles formas menos convencionales de familia y presentarlas tan normales como aquellas que se ajustan a los modelos imperantes. Pero no hay mucho más.